Especializada en Psiconutrición

Las consultas de Psiconutrición se centran en estudiar la relación con la comida. Se trata de entender cómo influyen nuestras emociones en la forma de alimentarnos.

¿Te gustaría cambiar tu relación con la comida?

Como profesionales no sólo tratamos de dar respuesta a los trastornos de alimentación (anorexia, bulimia,…) sino también trabajamos con otro tipo de dificultades:

  • Los atracones
  • La ansiedad por la comida
  • Rechazo de la imagen corporal
  • Dietas crónicas
  • Hambre emocional

BUSCAMOS LA RAIZ DEL PROBLEMA

Ante ciertas emociones como la rabia, tristeza, aburrimiento o cansancio, hay personas que acuden a la comida como salvoconducto. Después de dicha conducta (comer) sentimos un alivio instantáneo pero efímero. Poco tiempo después aparece la emoción inicial por la que empezamos a comer pero esta vez puede que con más fuerza. Creamos así un circulo vicioso dónde no existe la oportunidad de gestionar nuestras emociones a través de estrategias propias.

Los profesionales ayudamos a nuestros pacientes a que identifiquen las necesidades no cubiertas. La comida es un parche momentáneo pero debemos preguntarnos: ¿qué es lo que necesito realmente?.

¿CUÁNDO DEBERÍA HABLAR CON UN PROFESIONAL?

Si te identificas con alguna de estas cuestiones puede que sea el momento de acudir a un profesional.

  • ¿Existe una falta de autocuidado en tu vida y cuando llega el final del día crees que “te mereces” algo dulce/calórico?
  • ¿Comes de manera impulsiva después de un día duro de trabajo?
  • ¿Comes rápido y sin consciencia después de una fuerte discusión?.
  • ¿Gestionas el aburrimiento abriendo la nevera?

 

Esto son solo algunos de los muchos ejemplos que nos encontramos en terapia. Los atracones o el hambre emocional son el síntoma, pero como profesionales nos preguntamos por qué ha llegado ese síntoma a tu vida.

No sólo hablaremos de comida, nos centraremos en otros aspectos que puedan estar influyendo en tu forma de comer.
En terapia mejoras tu relación con la comida, mejoras la relación contigo mismo y mejoras tu calidad de vida.